Como hacer una ensalada diferente con higos

De las primeras cosas que recomiendo a mis clientes cuando vienen a mi por problemas de sobre peso, falta de energía, problemas en la piel, y prácticamente en todos los casos es comer una ensalada como primer plato tanto en la comida como en la cena y después que coman y cenen lo que quieran. Normalmente su respuesta suele ser: ¿Solo eso? ¿Después puedo comer lo que yo quiera? y mi respuesta es sí. Con este simple gesto conseguimos aportar nutrientes necesarios a nuestro cuerpo además de quitarle un poco de espacio a las cosas que nos gustan pero que en realidad no nos nutren y solemos comer solo por placer : )

helen-medal-nutricoach-ensalada-diferente-higos #helenmedal #nutricoach-2

Muchas veces cuando pensamos en ensaladas lo primero que nos viene a la cabeza es la imagen de una lechuga insípida y aburrida que nos tenemos que comer de vez en cuando a fuerzas porque ‘dicen’ que es bueno hacerlo…

Si le ponemos un poquito de imaginación, el comer una ensalada como primer plato de la comida y de la cena además de ayudarnos a obtener nuestra cuota diaria los ‘verdes maravillosos’ puede ser algo realmente placentero y no una tarea poco menos que traumática para muchos que ‘tenemos’ que hacer.

Aquí verán como hacer una ensalada diferente con higos. La receta de esta ensalada FRANCAMENTE deliciosa me la dio una amiga y la saco de un libro de cocina precioso que tenía, lo malo es que lo perdió y ahora no les puedo poner la referencia exacta. En cuanto haga un poco más de Sherlock Holmes corregiré el post y agregaré la referencia. Le hice unos pequeños cambios pero en esencia es igual. Los invito a que la prueben ahora que todavía se consiguen higos por ahí.

Como hacer una ensalada diferente con higos, avellanas y cebolla asada

– 2 cebollas moradas pequeñas
– 60g de espinaca cruda
– 40g de berros
– 40g albahaca fresca
– 50g de avellanas crudas con cáscara
– 6 higos grandes o brevas
– 3 cucharadas aceite de oliva
– 1 cucharada vinagre balsámico
– ¼ cucharadita de canela
– sal y pimienta

1. Precalentar el horno a 210ºc en ventilador.

2. Pelar y rebanar las cebollas. Cortarlas a lo largo 4 veces (para obtener ‘lunitas’). Poner en un bol y mezclar con ½ cucharadita de aceite, sal y pimienta. Poner en una bandeja de horno y asar de 20 a 25 minutos removiéndolas 1 o 2 veces durante el proceso a que queden suaves y doradas.

3. Bajar la temperatura del horno a 150ºc en ventilador y poner a rostizar las avellanas sobre una bandeja durante 20 min aproximadamente.

4. Sacar las avellanas del horno y ponerlas sobre un paño de cocina y frotarlas para que se les caiga la mayoría de la cáscara. Dejar enfriar un poco y aplastarlas con la parte plana de un cuchillo a que queden trozos irregulares grandecitos. Reservar.

5. Poner en 4 platos una base de la mezcla de hojas verdes.

6. Lavar bien los higos y cortar a lo largo en 6 trozos cada uno (para obtener ‘lunitas’).

7. Repartir los trozos de higo entre los cuatro platos con la base de hoja verde.

8. Poner los trozos de cebolla asada encima de los higos.

9. En un bol mezclar el aceite restante, el vinagre balsámico, sal, pimienta y canela.

10. Verter sobre los platos de ensalada y terminar espolvoreando con los pedacitos de avellanas tostadas que teníamos reservados.

¡Y listo, a disfrutar!!

Print Friendly

 

Un beso ensaladoso,

Tu emailnunca se publica o comparte Los cambos marcados son obligatorios *

*

*